domingo, 11 de octubre de 2015



Como él no había nadie, 
ella era única.

Eran una de las mezclas más bonitas dentro del arte y fuera de las indiferencias. Solo se parecían en una cosa. En ser diferentes y por eso sentirse iguales. 

¡ Que ironía más bonita ! 

Eran la frase de: Tú te ríes de mi por ser diferente y yo de ti por ser como los demás. 

Pero que no faltaran las sonrisas.

Eran el tópico de: Como tú no hay dos

Pero que no faltara un nosotros compuesto de dos, un tú conmigo y yo contigo, un tu y yo.

¡ Que ironía más bonita !

Él era una edición limitada,
ella una especie en peligro de extinción.



No hay comentarios:

Publicar un comentario